El affaire de PLUNA

Hoy el diario el observador de Uruguay nos dejó esta infografía en la que se puede seguir los momentos importantes del caso PLUNA y las lecciones que dejó.

Pluna en sus más de 70 años volando no logró llamar tanto la atención que el día en que dejó de volar.

Que piensan nuestros lectores sobre el asunto? Quien falta pagar aún?

Las mentiras de PLUNA

López Mena estaba detrás de la compra de los aviones y para ello contactó, a través de Hernán Calvo, a Cosmo Líneas Aéreas.

“Tal como hablamos por teléfono, voy a presentar la oferta por Cosmo de los aviones de Pluna. En cuanto termine te llamo y te cuento qué tal salió. Obviamente que no implica ningún compromiso para Cosmo, quizás algo a nivel mediático. Te aviso por si algún periodista llamase a tu oficina (no creo), pero en tal caso diles que tienes un funcionario en la subasta (no des nombres tampoco), y si preguntan no digas que tienes relación con Buquebus. Estamos en contacto. Te aviso apenas salga”, escribió Calvo Sánchez a Antonio Álvarez y a su socio Gabriel Zarza, el lunes 1º de octubre a las 15:49 horas, según publicó El País.

El acuerdo entre López Mena y el Estado implicaba que los aviones los compraba Cosmo y se los arrendaba a López Mena.

Finalizado el remate el 1° de octubre, Calvo le informa: “…Cosmo se ha quedado con los aviones por US$ 137 millones. No te preocupes, que estoy negociando para que los recompre el Estado en este mismo momento…Y se los alquilará ‘seguramente’ a BQB”.
Al día siguiente, Calvo confirma: “Estoy pensando una opción que puede beneficiar a Cosmo y es que en vez de que el gobierno recompre los aviones, que le dé la financiación blanda a Cosmo, con garantía del Estado y que Cosmo mantenga la propiedad de los aviones, y los alquile a BQB. De esa manera sería un pelotazo para Cosmo, con un margen pequeño (esto tendríamos que hablarlo), pero sería una forma de quedar dentro del business. Hoy lo hablaré con mi presi (López Mena), a ver si podemos hacer que cuele”, dice otro de los correos.

Ante versiones de que Cosmo desistiría, el gobierno evaluaba alternativas.

El 11 de octubre de 2012, El Observador informaba que el gobierno ya manejaba distintas alternativas. Uno de los accionistas de Cosmo, Miguel Martín, declaró al programa Santo y seña de canal 4 que la compañía –con un patrimonio de 7 millones de euros– no podía hacer frente al pago de US$ 137 millones. Calvo le escribió a Álvarez el 10 de octubre: “El tema en Uruguay está dando un giro importante. El gobierno no quiere que sea Cosmo la que entre en la operación, ni tampoco BQB. Parece que se hará una nueva sociedad entre el Estado y otros empresarios que adquirirán el paquete y luego se lo alquilarán a BQB, o ya no sé qué harán porque cada día cambian la película”.

Hernán Calvo se presentó con un nombre falso para evitar que se lo asociara a Buquebus.

“… si aparezco como Hernán Calvo, y pones en Google ‘Hernán Calvo Buquebus’ salen varias páginas con notas de prensa que hacen referencia a mi persona y mi trayectoria en Buquebus. Con lo que, para que no me relacionen directamente con Buquebus, he firmado con mi segundo nombre y mi segundo apellido, ya que mi nombre completo es ‘Hernán Antonio Calvo Sánchez’. Les digo todo esto por si sale el tema o les preguntan por el representante que fue a Uruguay, que digan que fue ‘Antonio C. Sánchez’”, escribió el 2 de octubre a las 8:17 horas.

Lo que recién nos enteramos del caso PLUNA

Se falsificó documentación entregada por Cosmo al BROU para validar el aval.

Documentos que Calvo Sánchez debería haber utilizado para tramitar el aval ante el BROU fueron preparados varios días después de la subasta y se falsificó la fecha para aparentar que se presentaron en tiempo y forma.
El sábado 20 de octubre, Calvo Sánchez le pide al español que firme y ponga en una hoja membretada una nota adjunta en el correo. La misma estaba dirigida al BROU, con fecha 28 de setiembre (dos días antes de la subasta) y decía que Cosmo habilitaba a Calvo Sánchez a actuar en nombre de la aerolínea en la subasta.
Ese mismo día le pide también un balance de la aerolínea para mandar al banco junto con la carta y dos días después solicita, además, un poder notarial de Cosmo autorizándolo a actuar “en forma amplia” en Uruguay.

López Mena prometió pagar US$ 13,7 millones por prestar el nombre de Cosmo.

Esto trascendió por medio de un correo que el español Antonio Álvarez envió al fiscal Juan Gómez, con fecha 13 de abril de 2013, y del que informó la revista Caras y Caretas. Según los correos publicados por El País, el dueño y principal accionista de Cosmo, le pidió € 500 mil euros que le reclamaba el lessor (que le alquilaba los dos aviones A320 a Cosmo) tras enterarse que la aerolínea “manejaba cifras millonarias en Uruguay”.
“La única solución es que me ayudes a salir de este atolladero en el que me habéis metido vosotros”, asegura Álvarez Hernández en el correo.

Firmaron un contrato de préstamo para justificar la entrega del dinero.

El español y López Mena firmaron días después un contrato de préstamo de Buquebus a Cosmo.“Firmamos un contrato, porque si pasaba lo que pasa ahora, él está cubierto, porque en teoría no me estaba pagando sino que me está prestando plata”, explicó a El País Álvarez Hernández.
El 24 de mayo, funcionarios de contaduría de Buquebus enviaron a Calvo Sánchez y este a Álvarez Hernández la copia de una transacción hecha de una cuenta de Los Cipreses SA en Uruguay a Cosmo, que finalmente se anuló. El dinero terminó saliendo desde otra cuenta, según el empresario español. Álvarez Hernández dice que su empresa se fundió luego de esto y reclama que le paguen lo que le prometieron. También dijo que fue amenazado.

Se proponían presentar a Cosmo como empresa sólida

Luego de que se pusiera en duda la solidez económica de la empresa Cosmo, que contaba con dos aviones Airbus 320 y un capital de € 7 millones, Calvo les da indicaciones al español: “He estado hablando hoy con Uruguay. La idea es presentar una pequeña presentación de Cosmo, con una mínima documentación para acallar bocas (…) Lo que sí necesitamos es mostrar a Cosmo lo más sólido posible, es decir, si podemos poner 2 A320 y 1 A340, si podemos meter los Focker 100 como flota también, lo que más podamos que dé la mayor solidez posible a la empresa”, escribió el domingo 7 de octubre a las 18:22 horas según informó El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *